Larga Vida al Rey: Elvis Presley

Elvis-Presley

Por: Cavalier L’Enfant

   1977 es un año especial en la cosmogonía del Rock & Roll. En la Gran Bretaña, el movimiento Punk desafía abiertamente a las instituciones; Jimmy Carter jura como el trigésimo noveno presidente del país mas poderoso del mundo; en el Séptimo Arte, Star Wars da un giro espectacular con su fantasía visual, mientras The Beatles publica su primer álbum en vivo, “Live at The Hollywood Bowl”. Sin embargo el mayor impacto, y la noticia que convulsiona al mundo, es la muerte del único Rey que ha tenido el Rock & Roll: Elvis Presley.

 

Servicio Militar Elvis PresleyElvis, después de darle al Rock & Roll, identidad y gloria, se había retirado de la escena musical para cumplir, como ejemplo de buen ciudadano, con el servicio militar en Alemania, en un momento en el que las nuevas tendencias eclipsaban al ritmo que había cambiado la faz del mundo. En su tiempo de esplendor, con su arrogancia, sus gestos, su figura y su voz, Elvis convirtió a la música de su generación en un importante factor de cambio, y en la biografía oficial, escrita por Jerry Hopkins, está la clave del secreto. En la primera página dice: “…América ha contribuido a la historia del mundo con cuatro cosas: el béisbol, la coca cola, Mickey Mouse y Elvis Presley; de las cuatro, sólo una es humana…”

La profecía

Es cierto, Elvis no inventó el Rock & Roll, antes de él, habían transitado figuras como Alan Fred, a quien se le considera el creador del término, porque musicalmente ya existía Bill Haley con su “Rock around the clock”, Chuck Berry, Little Richard, Fats Domino, Carl Perkins, el mismo Buddy Holly, y por supuesto, Jerry Leiber y Mike Stoller, el tándem más popular que contribuyó con ciento de hits para la época, y para el mismo Elvis. Presley fue el rostro y la imagen, el artista que estuvo en el lugar oportuno y en el momento oportuno. Y lo más importante, era blanco.

Cuando un día se asomó a los estudios de Sun Records para grabar un disco que pensaba regalarle a su madre Gladys en su cumpleaños, nadie imaginaba que el destino estaría presente en el futuro de un joven desconocido de apenas 18 años. Pero el 6 de julio de 1954, acompañado de Scotty Moore y Bill Black, el dueño de los estudios, Sam Phillips, hacía válida su profecía: “…El día que encuentre a un blanco que cante como negro, me haré millonario…”, ese joven era Elvis, quien sin inhibiciones y en una pausa de sus grabaciones tomó su guitarra para cantar “That’s all right mama” (a la postre su primer single).

El resto es historia, el potencial de Elvis y las limitaciones presupuestales de Sam Phillips para proyectar su carrera, fueron el detonante para que su contrato fuera vendido al gigante del disco, la RCA, por 35,000 dólares, una fortuna para aquel tiempo. Con esa transacción comenzó a tejerse la leyenda del Rey del Rock & Roll; era 1955.

El primer ídolo de la música

Bastaron tres años para que la figura de Elvis alcanzara elevadas proporciones: 1956, 1957 y 1958, y cambiar todas las directrices de la música; para que cientos de imitadores surgieran de otras compañías disqueras en busca de una tajada del gran pastel que era entonces el Rock & Roll. Para ello, contó con la astucia y la visión de un hombre que desde que lo puso en su agenda, lo llevó por senderos seguros y exitosos: Tom Parker, un “Coronel” para manejar la carrera de un Rey. Tom fue su manager y hombre de confianza a lo largo de toda su carrera e incluso tras su muerte; fue consejero y mentor.

 

Heartbreak Hotel

La mezcla del Country con voz de negro fue la clave para el vertiginoso posicionamiento de Elvis como figura central del Rock & Roll, y en 1956, con el éxito de Heartbreak Hotel, comenzaba la escalada discográfica:

Just take a walk down lonely street

To Heartbreak Hotel,

Where you’ll be so lonely

And I’ll be so lonely,

We’ll be so lonely, that we could die.

  

Elvis nunca fue instrumentalista ni compositor. Siempre se sirvió de músicos que apoyaran sus presentaciones y de grandes compositores que escribieran para él éxito tras éxito. El sólo proporcionaba su voz, carisma, imagen y su fulgurante presencia.

 

El ocaso

A su regreso de Alemania, muchas cosas habían cambiado. Su vida privada, entre 1969 y 1977, fue una pesada cadena de accidentes y desgracias. Difícilmente superaba la muerte de su madre, batallaba día a día para controlar su peso a través de rigurosas dietas y así poder presentarse en óptimas condiciones a sus shows; debió enfrentar el doloroso proceso de divorcio de Priscilla en 1973.

La prisa por recuperar el tiempo en que estuvo ausente, lo encadenó a la vorágine que le exigía el show bussines para regresar al estrellato; giras, proyectos, grabaciones: la fiebre del Rock lo tenía inmovilizado. A los 42 años, Elvis luchaba contra la realidad de ya no ser aquel joven sureño que había deslumbrado al mundo. Su figura obesa causaba estragos en su autoestima, mientras los médicos le atiborraban de medicamentos tratando de engañar a la realidad.

 

El 10 de abril de 1977, Elvis llegó a estar muerto durante treinta minutos cuando se encontraba en Baltimore; había sufrido un colapso en pleno escenario. Era la primera señal.

16 de agosto de 1977

Finalmente, una mañana nublada del 16 de agosto de 1977, Elvis fue encontrado tirado en el piso por su asistente Joe Esposito; yacía inconsciente. Durante su traslado al Memphis Baptist Hospital, murió de un letal ataque al corazón. La noticia sacudió al mundo. Sus discos comenzaron a venderse de manera incontrolable hasta rematar todas las reservas. Se agotaron sus biografías, se relanzaron sus álbumes y la histeria colectiva se apoderó del mundo. El Rey había muerto.

 

El epílogo

tumba de ElvisLa vuelta de Elvis del servicio militar en 1968 fue un gran acontecimiento. Su regreso se marcaba por el éxito de dos grandes canciones: “In the ghetto” y “Suspicious minds”. Elvis retoma la cima del Billboard, pero la verdad está oculta. Regresar le costaría primero la paz, posteriormente su estabilidad matrimonial y finalmente la vida, cumpliéndose cabalmente la frase que identifica a los grandes:

“Vive aprisa, muere joven y así tendrás un cadáver bien parecido”

 

El último número uno de su carrera en las listas del Billboard fue el cover a Suspicious minds que llegó a esa posición en noviembre de 1969. Nunca más volvió a tener un éxito.

El resto es leyenda… “Long live the King…”

Comentarios

Comentarios