Cronoscopía: Janis Joplin

Janis+Joplin+Janis

Janis, la pasión de vivir

Por: Cavalier L’Enfant

 

No entiendo por qué medio mundo está llorando
Cuando, la otra mitad, también lo está haciendo.

Cry baby

El rock comienza a vestirse de luto en 1970 cuando mueren dos de sus más importantes mitos, Janis Joplin y Jimi Hendrix, ambas con dos semanas de diferencia y por motivos comunes. Janis fue la gracia del éxtasis y el escándalo de su propia pasión por vivir. Una mujer solitaria en busca de amor y ahogándose en la música. Fue una mujer que vivió y murió como en sus canciones, desgarrando el espacio a su alrededor. Su vida y su muerte, son un arquetipo del rock. Años y años de eterna lucha detrás del éxito, y al llegar, la locura, el vértigo que desemboca en una acelerada muerte.

Janis no moría en el punto crucial entre su desbordado pasado y el futuro que estaba por iniciar; moría en la cúspide, todavía como estrella, todavía grabando su tercer LP, su segundo álbum en solitario, cuando aun tenía mucho para dar, “…haciendo el amor con el público, rompiéndome en el escenario…”, como solía decir.
“El gran orgasmo”, porque los sentía a todos dentro de su cuerpo; sus gritos y el clímax, eran su gran placer.

La soledad

Janis necesitaba amor, mucho amor; estaba sola pero irradiaba una tristeza dulce. Al menos así se revela en la canción, Get it while you can, incluida en el álbum Pearl que dejó a la mitad de la grabación:

En este mundo, si lees los periódicos querido,
¿sabes?, todos pelean entre sí.
No cuentas con nadie,
Ni siquiera con tu hermano; por eso si alguien llega
y te ofrece un poco de amor y afecto,
yo diría, consíguelo mientras puedas.
¡No le des la espalda al amor, no, no!
¿No sabes que cuando amas a alguien
estás apostando por un poco de dolor?
Pero después, ¿a quien le importa?
Porqué quizá no estemos aquí mañana.
Así que, si llega alguien
y te ofrece un poco de amor y afecto,
dije, consíguelo mientras puedas.
Oye, consíguelo mientras puedas.
¿No le des tu suave espalda al amor, no, no, no!

Sexo y rock

Muchas de las canciones de Janis hacen referencia a los hombres y al sexo; a la necesidad y la pasión del deseo y del fracaso. No mentía al hablar de la relación y la fuerza del espectáculo para llegar a sentirlo todo, para sentir fuego en las venas.

Alguna vez comentó:

“… canto no suelo pensar. Cierro los ojos y dejo que llegue… ya sabes, siento como llega la fiebre, y me hace sentir bien. Cuando desaparece, es como si pudieras recordarlo; pero no puedes tomar conciencia de él hasta que vuelves a vivirlo y entonces, ahí esta de nuevo. Es como un orgasmo, y yo, no puedo hablar de mis canciones porque estoy dentro de ellas, ¿Cómo puede explicar algo en lo que estás adentro? No puedo saber lo que hago. Pero al cantar… bueno… al cantar siento… como cuando el primer amor. Es más que el sexo. Es ese punto en el que dos personas pueden alcanzar el amor realmente, como cuando tocas a alguien por primera vez. Siento escalofríos, extrañas sensaciones que recorren mi cuerpo. Es una experiencia emocionante y me ocurre cuando actúo, cuando estoy delante de la gente. Es como tener cien orgasmos con una persona que amas. Vivo durante unos minutos en el escenario todo… es la sensación…

Era como una lluvia de verano, una lluvia que pasa y deja el prado cubierto de luces inmortales, mientras en los oídos resuena el fragor de la tormenta:

De nada te sirve ser libre, chica.
Veo cómo miras al cielo.
Yo sé lo que hay en ello que te hace feliz,
pero en realidad sólo te hace llorar.
Creo que tú también tienes buenas intenciones,
pues todas ellas logran transparentarse.
Cualquier cosa que des al mundo exterior,
yo te las devolveré.

Try a little bit harder

Janis Joplin es quizás una de las figuras mas hermosas y triunfales del rock, de las más cálidas y deslumbrantes. Con la impresión de estar siempre sola, de necesitar amar tanto como cantar. Sin embargo, de todo lo que se ha escrito sobre ella, nadie, absolutamente nadie la define como una mujer feliz. Pudo serlo, seguramente alguna vez lo fue; pero en ella pesó más el tormento de la tragedia que del éxito… “ Yo no escribo la canciones, las invento. A veces escribo unas palabras para no olvidarme, pero ese es un concepto diferente. Yo las invento…”

Inténtalo, inténtalo, inténtalo un poco más
para que pueda amar, amar, amarte.
Me digo a mi misma, bueno, voy a intentarlo.
Un poco más
para que no pueda perder, perderte por nadie.

Oye, no importa cuánto tiempo me vaya a llevar.
Pero si es un sueño, no quiero,
no, realmente no quiero,
si es un sueño, no quiero que nadie me despierte.

Su turbulenta carrera, su pasión, gloria y muerte, son una de las más vivas leyendas del rock. Canciones como Try a little bit harder, sacudieron a la juventud de finales de los años 60, porque en ellas se encerraba toda la emoción de vivir y de realizarse, de la lucha por aprisionar los sentimientos y por seguir siempre adelante. Cuando murió, todavía sonaban por los perpetuos latidos del rock, las notas de un lamento encerrado en su Kozmic Blues:

El tiempo pasa, los amigos se van.
Yo sigo adelante, pero nunca supe porqué.

Una voz ahogada

Aquel volcán en erupción se despedía de este mundo en la soledad de un domingo en una habitación del Landmark Hotel de Hollywood, California. Un domingo cualquiera para el mundo. Tenía 28 años.

Hoy, a muchos años de distancia, parece que Janis tenía que irse así, con la tristeza dulce y ocre del miedo al vacío, el miedo de una mujer que pasó como un fuego abrasador para dejar una huella imborrable.

“…Yo sobreviviré, le ganaré la partida a la máscara…

Comentarios

Comentarios