Y los Beatles siguieron viviendo 

Por: Cavalier L’Enfant

 

1971 tiene un significado especial en el almanaque del rock. Ciclos que se cierran, y ciclos que se abren. Los años 70 comienzan a mostrar nuevas tendencias, nuevas modas y nuevos ritmos. Los productores Kenny Gamble, Leon Huff junto con el arreglista Thom Bell ponen al Sonido de Filadelfia en el marco musical mundial, por citar un ejemplo; el rival más fuerte del clásico Sonido Motown de la industriosa ciudad de Detroit. Grupos como The Intruders, The Stylistics, The Spinners, The O’ Jays y Harold Melvin con sus Bluenotes, marcarán la pauta de lo que más tarde será el fastuoso y colorido Sonido Discoteque.

Por su parte, los Stones lanzan “Brown Sugar”, el primer sencillo de su nuevo sello discográfico, Rolling Stones Records. A los 13 años, un entusiasta y fogoso Michael Jackson consigue su primer éxito como solista con el tema, “Got to be there”; Don McLean lanza su álbum, American Pie, y de manera oficial, John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr, The Beatles, anuncian y confirman su separación oficial como grupo.

 

Las razones que marcaron su ruptura son atribuidas a profundas e irreconciliables diferencias musicales y empresariales – años atrás habían fundado Apple Records, aunque la verdad seguirá siendo un acertijo.

 

 

The long and winding road

   La noche salvaje y ventosa

   que la noche se llevó,

ha dejado un charco de lágrimas

   llorando por el día.

¿Por qué dejarme esperando aquí?

   Enséñame el camino.

Muchas veces he estado solo,

   y muchas veces he llorado.

De todos modos, nunca sabrás

   las muchas veces que lo he intentado.

   Era un mes de abril cuando el rumor de una posible separación se confirmó. A partir de entonces miles, millones de líneas, de artículos, reportajes, historias, fábulas, ficciones y leyendas se han vertido en todos los medios habidos y por haber para explicar y clarificar las verdaderas razones que llevaron al grupo más importante de la historia musical a tomar otros caminos, con cada uno de ellos manteniendo su innegable calidad como músicos y compositores, pero en caminos divergentes y discordantes, cismáticos y divididos.

Y parece obra de la casualidad, pero el último sencillo del álbum Let it be, “The long and winding road”, fue una bella canción de despedida, una triste y melancólica manera de cerrar un ciclo brillante y determinante para la música, para el rock de todas las generaciones. La canción era como un camino que súbitamente se bifurcaba en cuatro direcciones, en cuatro horizontes y espacios disímiles.

El carrusel del rock

Antes del adiós definitivo, la última presentación como grupo tuvo lugar en la azotea de Apple Records para un sorprendido y extrañado público que contemplaba la actuación como si fuese producto de un milagro. Esa presentación formó parte del film Let it be, que más que un documental, constituye un valioso y fundamental testamento sonoro y visual del grupo, imágenes de cómo se confeccionó la última grabación de los cuatro de Liverpool.

A pesar del duro golpe para la industria de la música, los cuatro seguirían viviendo a través de los años, y a la par de sus extraordinarios trabajos como solistas, en 1973 se editaron dos álbumes dobles, uno de ellos titulado 1962-1966 y el segundo, 1967-1970, LP’s que compilaban lo mejor de la carrera. Evidentemente no faltaron los intentos por reunirlos de nuevo, esperanzas que se mantenían encendidas como flama eterna. Incluso cuando se supo que John, Paul y George colaboraban con el nuevo álbum de Ringo, se llegó a pensar en un virtual reencuentro. Pero eran meras fantasías, pues si bien era una realidad que estaban apoyando a su amigo en la preparación de su trabajo, éstas se limitaban a composiciones, arreglos e incluso como músicos, pero cada uno por separado, pues en ningún momento hubo reunión cara a cara. El rumor de una posible reunión, quedaba precisamente en eso, en rumor.

Pese a variados y diversos intentos por reunirlos de nuevo, la desintegración como grupo era un proceso irreversible. En 1975, por ejemplo, un tribunal inglés dictamina la separación de Paul de todo vínculo comercial y legal con respecto a los otros tres, y en mayo de ese año, Apple cierra sus puertas de manera definitiva. El Imperio Beatle muere dejando para la posteridad, 22 álbumes.

Pasado y presente

Cuenta una leyenda que en 1976, en febrero para ser exacto, comenzó a circular una noticia que divulgaba una oferta de 30 millones de dólares por una actuación de 20 minutos. En esa posible presentación cada uno de ellos podría hacerlo con su propia banda, pero condicionados a que al final del recital, los cuatro deberían juntarse para interpretar al menos una canción. El supuesto concierto sería grabado en disco y, por supuesto filmado. Ante la negativa del grupo, se dice que el promotor Bill Sargent, dobló la oferta e incluso propuso que el evento se realizara el 4 de julio. Pero de nuevo, todo quedó en especulación, en quimera por parte del promotor, y un gran silencio por parte de los ahora ex Beatles.

El presente era inmutable, y los cuatro tendrán ambiciosos proyectos como solistas. Ringo, el menos Beatle de los Beatles, estará enfocado en el cine y la música, apoyado en su simpatía, como tarjeta de presentación; es el comodín. Harrison, será el aprendiz de mito, y tendrá una carrera de altibajos, dispar, aunque notable. John, es carisma, la simbiosis del hombre-genio, un tipo inteligente, de indudable clase musical que cifraba sus esperanzas en la paz y el amor; fue el pacifista rebelde. Paul será sinónimo de continuidad Beatle, lo mismo como solista, que acompañado por su grupo Wings, pero determinado en demostrar que el sueño Beatle ya era parte de la historia, como efectivamente sucedió. Ya no hubo reunión, y si acaso existió sobre la faz de la tierra un soñador con muchos millones para hacerlo realidad, con la muerte de John, el sueño Beatle, moriría para siempre.

Despedimos esta Cronoscopía con “The long and winding road”, del álbum Let it be…

    Why leave me standing here,

      let me know the way…

Comentarios

Comentarios